Cómo decorar un árbol de navidad

Cómo decorar un árbol de navidad bien

Cuanto más se acerca la navidad, más emoción se siente en el ambiente. Es una época para ser felices, compartir con seres queridos, disfrutar de buena comida y siempre recordar. La magia de Diciembre inicia con el simbólico árbol de navidad. Aquí aprenderás todo lo necesario sobre cómo decorar un árbol de navidad que sea de impacto y se lleve todas las exclamaciones. 

La ubicación del árbol de navidad 

Previamente, tienes que seleccionar un espacio de tu hogar donde va a ir la pieza. La idea es que sea un lugar donde luzca, pero recordando que no debe estorbar el paso en ningún momento. Si cuentas con un área grande, colocarlo en el medio puede ser lo suficientemente llamativo. Sin embargo, la opción más acertada es optar por una esquina que sea visible desde varias partes de la casa. También en el exterior, en el recibidor o la entrada. 

Colores

Es imprescindible que tengas un concepto de lo que quieres lograr. Elementos metalizados como el plateado, dorado o cobre se combinan excelente con el blanco. Consiguen crear una representación de elegancia, pulcritud y sobriedad. Algunos de los estilos más novedosos incluyen otros tonos más arriesgados como el morado, fucsia y el plateado. Si prefieres lo tradicional, sencillo y acogedor, entonces el rojo, detalles en blanco y dorado serán tu mejor elección. 

Adornos 

Una vez que tengas claro qué carácter tomará tu escenografía, sigue el tema de los adornos. En el mercado encontrarás miles de esferas, bolas, cristales, espigas, etc. Evidentemente, harás la compra o darás uso a los que ya tienes. Igualmente, te recomendamos otras alternativas como muñecas, animalitos, figuras caricaturescas o manualidades. Si tienes destreza para el trabajo a mano, puedes emplear papelería que ya tienes, buscar patrones en la web y crear. 

¿Cómo distribuir todo en el árbol de navidad?

Para las luces tendrás que conectarlas para verificar que estén en buen estado, lo adecuado es que no hayan bombillos dañados y ni un cable con defecto. Si te decides por luz cálida o fría, lo preferible es que sean todas iguales. Además, resulta preciso dejar de lado las de colores. 

Hay que mantenerlas desconectadas durante el proceso para que las manipules mejor. Parte de la punta del arbolito, lugar donde deben ir sujetas. Recuerda que tanto en el interior como en el exterior se necesita luminosidad. Le debes dar la vuelta por toda la figura, colocando las bombillas hasta las ramas sin que estas se vean muy recargadas. Si se termina una hilera de luces, empiezas con otra hasta que acabes en la base. Cada cierto tiempo haz una pausa, conéctalas y mira cómo va quedando. 

Cuando ya esté la iluminación, continúa con los atavíos navideños. Los de mayor tamaño tienen prioridad, porque son los más vistosos. Los colocas abajo o en zig-zag. Los pequeños son el complemento para las zonas desocupadas y para esto no es preciso seguir un protocolo. No juntes los que sean de un mismo color ni hagas una hilera. Si tu árbol es natural, no añadas tanto peso con adornos. Las cintas y guirnaldas preferiblemente van de arriba a abajo, en forma de espiral. Finalmente, dejas los regalos y tu árbol de navidad terminará quedando espectacular.

Deja un comentario

Ir arriba